sábado, 6 de mayo de 2017

Ante Necaxa es más un trámite para descansar jugadores

A falta de una jornada para poner punto y final a la fase regular del Clausura dos mil diecisiete de la Liga Bancomer MX, Chivas consiguió su pase a la Liguilla después de sacar el empate a un tanto con León, con lo que el próximo duelo ante Necaxa es más un trámite para reposar jugadores y si se le da la debida relevancia, una forma de posicionarse de mejor manera en la tabla anterior al arranque de la competencia por sacar al nuevo vencedor.

Para este punto llegan las preguntas más usuales para los equipos, ¿hay cualidades para salir con el título entre las manos de la Celebración Grande? La contestación es sabido que resulta dudosa, pues es un borrón y cuenta nueva en donde cualquiera se puede transformar en verdugo y Caballo Negro, mas la situación de los dirigidos por Matías Almeyda no resulta ser la más apremiante de la época.

Los últimos cinco juegos de los tapatíos bastan para percatarse de que la situación no lanza apuestas convenientes, puesto que han sacado 2 fracasos y 3 empates sin poder sumar de a 3, lo que no solamente se vio en la forma de descender plazas cuando llegaron a ser líderes, sino en el terreno de juego se apreció una baja notable, desde entonces tomando en cuenta que esto se debió a la demanda de jugar 2 campeonatos con muchos de los que iban de comienzo en Liga, aparte de las lesiones que se han amontonado.

Hace poco lo que se comentaba como arma del Guadalajara era su forma de juego, una conjunción funcional de sus elementos que lo hacían competir de forma seria contra otros de los fuertes, como Tigres, Monterrey o bien América, entre otros muchos, eso sin contar con exactamente la misma nomina ni número de figuras, sin embargo, el tiempo ha dejado factura y eso es un peligro, pues ahora el sistema en que se regían luce condicionado por los que no pueden ver actividad y los que el cansancio los limita. Insisto, algo alarmante para los anhelos de coronarse esta temporada.