miércoles, 7 de diciembre de 2016

Los de Zidane no la van a tener nada simple

Motivación total. Tras el empate a último minuto del Real Madrid sobre el Barcelona, sosteniendo el beneficio de 6 puntos en el primer sitio, la plantilla de Zidane llegó a la capital de España con los ánimos al máximo y fue Sergio Ramos, autor del tanto, quien se llevó todas y cada una de las palmas. Ahora, los blancos piensan en su duelo de este miércoles siete de diciembre frente al Borussia Dortmund, por la Champions League.

El Real Madrid va a deber ganar en casa para clasificar a octavos de Champions League como punteros del conjunto F y de este modo eludir a contrincantes como el Barcelona, PSG, Juventus o bien Leicester.

No obstante, los de Zidane no la van a tener nada simple puesto que, como se recuerda, la última vez que cayeron hace treinta y tres partidos fue exactamente frente a un equipo alemán. Aquella vez fue frente al Wolfsburgo el seis de abril del año vigente (dos-0), de casualidad asimismo por Champions.

“Lo del tradicional debemos pasarlo veloz. Lo que más importa en estos instantes es salir a ganar el miércoles al Dortmund y pasar punteros a los octavos de la Champions”, afirmó Sergio Ramos, figura del partido jugado el sábado.